sábado, 9 de agosto de 2008

Nieve

Ha pasado mucho tiempo desde aquella vez que llovió, ahora esta todo blanco y helado. Estoy en mi oficina, trabajando, haciendo horas extra, para variar, pero si no las hago yo ¿quién? La revista se imprime en una semana y faltan varios artículos y la editorial, que es responsabilidad mía. Miro la hora y el reloj marca las ocho y media de la noche, la hora de salida fue hace dos horas y dos tazas de café. Suena mi celular.
-Aló?
-Hola! ¿Como estás?
-Cansada ¿y tu?
-Aburrido ¿Estás en tu casa?
-Ojalá, no, estoy en mi oficina.
-¿Te voy a buscar?
-Sería maravilloso... tengo hambre.
-Yo igual ¿salimos a comer o comemos en mi casa?
-Mmm... problema, es el aniversario de matrimonio de mi hermano, se me había olvidado...
-¿Entonces?
-Tendrá que ser en la casa de mi mamá.
-¿Y eso a que hora es?
-... (me muerdo el labio)
-¿Estas?
-Si, lo siento, es a las ocho...
-Eso fue hace media hora.
-Si sé, pero estoy excusada para llegar un poco tarde.
-Llego en cinco minutos a buscarte, nos vemos.
-Au revoir.

¡Rayos! ¿Que clase de ser humano soy, que se me olvida una fecha tan importante? Lo peor es que mi mamá me va a matar... En fin, guardo mis cosas, cierro la puerta de mi oficina, bajo al primer piso, me despido del guardia y salgo a la fría noche invernal a esperar a mi casi amor...

Llegamos a la casa de mi santa madre, me bajo, camino hasta la puerta, golpeo, espero, me abren la puerta.
-Llegaste tarde.
-Perdón, se me fue la hora en la oficina.
-Como siempre. Entra y no pongas cara de pobre víctima maltratada.
-Si mamá. (le doy un beso en la mejilla y un abrazo bien apretado, me gusta su olor de mamá)
-Estas helada.
-Esta nevando de nuevo. (entro)
-Viniste sola?
-No, vine acompañada.
-Al fin vamos a conocer a tu amigo.
-Eres incorregible. (dejo mi abrigo en la percha del pasillo, vuelven a tocar) Yo abro. Hola, tanto tiempo (le robo un beso).
-Tu mamá nos puede ver... y el resto de tu familia.
-Ja ja, pasa, todos se mueren por conocerte.
-¿Les has hablado de mi?
-Sí. Cuelga tu chaqueta y después pasa al living. (me miras de pies a cabeza, partes por lo pies con botas negras de taco alto, subes por mis piernas cubiertas por un pantalón de tela negra, mis manos con esmalte rosado y mi anillo de lápiz lásuli, sigues subiendo, te detienes en mis pechos cubiertos por un blaiser negro también y una blusa blanca, subes más, mi cuello con la cadenita que siempre uso, mis labios pintados con un leve brillo rosado, mis ojos con delineador negro y máscara de pestañas)¿Te pasa algo?
-No, nada. Solo que no te había visto detenidamente (te miro con cara de extrañada y me voy al living).
-Felicidades a la feliz pareja, que cumple cinco años de aguantarse, también conocido como bodas de papel.
-Tan simpática como siempre.
-Cuñada querida ¿Como éstas?
-Bien ¿Y tú?
-Con harto trabajo, gracias. Hermano de mi corazón ¿Como éstas?
-Muy bien ahora que te veo.
-Gracias. Toma (le entrego un sobre). Ábrelo.
-¡¡Un viaje para dos personas de una semana en un crusero por el caribe!!
-Felicidades a los dos.
-Gracias Cuñada.
-Es mío y de Elisa. (entras tú, momento de silencio) El es Eduardo.
-Un gusto en conocerte Eduardo, yo soy Leonor, la mamá de Selenia.
-El gusto es mío.
-El es mi hermano Andrés, mi cuñada Camila, mi sobrina Elisa, mi hermana Paz y su novio Javier, la cena con amigos es mañana.
-¿Pasemos a la mesa?

Resultó ser que conocías a mi cuñada del trabajo y que nos había invitado a la cena de mañana para que me presentaras, que irónico. Mi familia se dedicó a sacarte la vida entera. Nos despedimos, vamos saliendo y descubrimos el gran problema, el vehículo no puede salir porque hay mucha nieve, tendremos que quedarnos en casa de mi mamá...
-En vista y considerando los últimos acontecimientos, Camila y Andrés van a dormir en mi pieza, Elisa y Paz en la pieza de Paz, Javier y Eduardo en la pieza de alojados del primer piso y Selenia y yo en la pieza de alojados del segundo piso.
-¿En eso convertiste mi pieza?
-No en eso convertí la pieza de Andrés, tu pieza ahora es mi estudio.
-¿Te das cuenta a lo que hemos llegado Sel?
-¡Ya! suficiente, a dormir, que mañana todos trabajamos.
-Yo voy al jardín.
-Eso si podemos salir con los vehículos mañana.

Nuestros planes se ven momentáneamente arruinados.
Me despierto en la noche, siento la respiración de mi mamá, duerme, me levanto llego hasta la puerta, la abro...
-¿A donde vas?
-Al baño.
-No te pases de frío ponte algo encima.
-Si mamá. (parezco una niña de 15 escapando del control materno)
Salgo y me voy a la cocina, tengo sed, te encuentro ahí, nos besamos y me llevas a tu habitación.
-¿Que pasa con Javier?
-¿Está donde Paz?
-¿Y Elisa?
-Se despertó de una pesadilla y se fue a acostar con Camila.
No necesito más que eso, continuo besandote caemos sobre la cama me quitas el pijama, te quito la polera y los boxer, nos fundimos en uno solo, nos amamos, nos acariciamos, nos quedamos dormidos...
-¡Rayos! ¿Que hora es?
-Las 4:30 (me levanto) ¿A donde vas?
-A mi cama, te veo en el desayuno.
Subo las escaleras, avanzo por el pasillo hasta mi pieza, cuando paso por fuera de la pieza de Paz oigo risas sofocadas, entro a mi pieza, mi mamá esta dormida (uf).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

wtf =p
prueba aser un libro aver como te va XD
eso cya me vy mañana clases
mono

Juan Andrés Vallejos Croquevielle dijo...

La nieve hace crear cosas muy cotidianas o simplemente tomar lo cotidiano al escrito.
Besos Linda. Atte. Equinox

eliú dijo...

-¡Mierda! ¿Que hora es?
-Las 4:30 (me levanto) ¿A donde vas?
-A mi cama, te veo en el desayuno.


siempre pasa.


Isra.