miércoles, 18 de diciembre de 2013

22

Aquí estoy, después de tanto tiempo, sacando un poco de polvo, bastante en verdad...

Debo reconocerles que debería estar escribiendo un informe, uno de tantos, pero a estas alturas lo único que quiero es descansar un rato... Ha sido un semestre agotador, estoy cansada y un poco nostálgica...

Estos últimos días, me he dedicado a revisar fotos, entradas del blog y, por supuesto, recuerdos, he dado vuelta mis recuerdos, los mejores y los peores, todos esos "fueron" y esos "podrían haber sido", todos esos momentos que cambian el giro de las cosas, todos esos errores que nos templan, nos cambian y nos hacen quienes somos... Todo eso, en un par de días.

¿Por donde empezar? Hay tanto que no les he contado, tanto que se queda en el tintero, tanto que decir... Comenzaré diciendo que los extraño, oh Dios, como extraño esas noches en vela escribiendo para ustedes, leyendo lo que tenían para que leyera, esas noches en que el trasnoche era voluntario y no obligado.

Leyéndome me di cuenta que cambió la forma en la que escribo (y mejoró la ortografía), me di cuenta que aquí está la esencia mía, que más allá de la forma de escribir, de expresarse o el color del fondo del blog, sigue siendo la misma... Mas todo a su alrededor a cambiado, todo está tan diferente. Puedo afirmar con certeza que si a mi yo de hace 6 años (el yo que estaba inaugurando este blog) le dijera en que se va convertir dentro de seis años más, no me creería, ni aunque yo misma me lo dijera.

Y aquí estoy, sacando la vuelta para no estudiar... o esperando que sean las doce, para ver si cambia algo...

¿Lo que más extraño?
El tiempo, cosa preciosa y valiosa, tener tiempo, tiempo para escribir, para leer, para dormir, incluso para aburrirme... Y a ustedes, a los de siempre, los que desde aquí presenciaron los cambios que me forjaron...

Felices 22, princesa Selenia...

miércoles, 17 de julio de 2013

Distance and Time

You are always on my mind
All I do is count the days
Where are you now?

I know I never let you down
I will never go away

I really wish that you'd stay but what can we do
All the days that you've been gone I dreamed about you
And I anticipate the day that you will come home, home, home

No matter how far you are
No matter how long it takes him
Through distance and time
I'll be waiting

And if you have to walk a million miles
I'll wait a million days to see you smile
Distance and time, I'll be waiting

Distance and time, I'll be waiting
Will you take a train, to meet me where I am
Are you on your way?
I will never do anything to hurt you
I'll never live without you

I really wish that you would stay but what can we do
All the days that you've been gone I dreamed about you
And I anticipate the day that you will come home, home, home

No matter how far you are
No matter how long it takes him
Distance and time, I'll be waiting
And if you have to walk a million miles
I'll wait a million days to see you smile
Distance and time
I'll be waiting

No matter how far you are
No matter how long it takes him
Distance and time, I'll be waiting
And you can walk a million miles
I'll wait a million days to see you smile
Through distance and time, I'll be waiting

Oh oh oh
Oh oh oh
Oh oh oh

I'll be waiting
I'll be waiting
Through distance and time
I'll be waiting

You are always on my mind
All I do is count the days
Where are you now?



viernes, 21 de junio de 2013

Solsticio de invierno


Hace mucho, mucho tiempo, soñé una vez que te amaba, soñé que mi mirada se perdía en tus ojos y que mis labios se fundían con los tuyos… Soñé que me tomabas en tus brazos, que acariciabas mi pelo y que me susurrabas al oído palabras de amor… Hace mucho, mucho tiempo, busqué tu rostro entre la gente y le pregunté a Dios, mirando las estrellas, por tu nombre… Imaginé tu voz, tu olor y tu sonrisa, el sabor de tus labios y el sonido de tu risa… Hace mucho, mucho tiempo, pensé en tu carácter, en tu silueta y en tu fruta preferida… Incluso en tus defectos y manías…

Te vi una mañana de marzo… Te reconocí una tarde de abril… Te amé una noche de diciembre, con la luna llena a nuestras espaldas y el río cantando su eterna canción…

El tiempo ha pasado tan rápido, pero parece que llevara una vida entera sintiendo tu calor...

Hoy tu nombre me sabe a frambuesas con albahaca y el recuerdo de tus ojos se funde con una brillante tarde de primavera tendidos al sol… Hoy el sonido de tu voz acelera mi corazón y se mezcla con un poco de country…

Hoy, espero tu regreso, aun no te vas, lo sé, pero de solsticio a solsticio esperaré por ti, porque sí, te voy a esperar, primero serán seis meses, después puede que un año, puede que dos o tres, pero te prometo, amor mío, que desde el día que estemos juntos ante Dios, no volveremos a estar lejos, no por tanto…


Siempre tuya.

domingo, 5 de mayo de 2013

Una promesa de otoño

-¿Salgamos a caminar tomados de la mano? Disfrutamos el otoño y respiramos aire fresco ¿Te parece?
-Llueve...- Me dices sin siquiera levantar la vista de tu computador.
-Déjalo, voy sola.- 

Me voy, detesto salir enojada, pero hay veces en las que me pregunto si eres capaz de romper el esquema. Camino sin dirección, escogiendo las calles con más árboles y menos gente, quiero despejarme. El olor de las hojas secas me relaja y el viento frío me calma, el enojo se transforma en tristeza y una gota de lluvia se desliza por mi mejilla...

Sin darme cuenta termino en esa placita donde termino siempre, me siento en una banca a mirar como las madres apuran a sus hijos para que se entren, a medida que comienza a llover empieza a haber menos gente y me pongo a llorar, no lloraba así en años…

-Te dije que llovía.

Levanto la vista y ahí estás, con cara de molesto, bajo la vista al suelo y te sientas a mi lado.

-¿Para que haces esto?
-¿Hacer qué?
-Esto, venir aquí a mojarte, sola y enojada.
-Te dije que vinieras conmigo.
-Te dije que llovía.
-Quería compartir un rato contigo, daba igual si salíamos o no.
-Está bien, aquí estamos, los dos, mojándonos… ¿Serías tan amable de mirarme?
-No.
-Esta vez tienes razón, lo siento.

Levanto la vista y ahí estás, mirando al suelo, te tomo la mano, me acerco a ti, tomo tu cara con mis manos y te beso suavemente. Te miro a lo ojos y vuelvo a llorar.

-¿Por qué lloras?
-Porque te amo, sin ti no puedo, últimamente te siento lejos y sé que es culpa mía, dejo que el trabajo me absorba y yo sola nos alejo. Quiero estar a tu lado y me frustra verte tan indiferente.
-También es culpa mía, cada vez que sales a terreno, que traes trabajo a la casa o que te quedas hasta tarde en la oficina, no te digo nada, me quedo callado. He optado por no decirte cuanto te extraño, te amo, bonita.
-Yo a ti. Perdóname, por favor.
-Perdonada ¿Y tú a mi?
-Perdonado, te amo.
-¿Te parece si volvemos a la casa? Va a llegar Tomás del colegio.

Caminamos de la mano bajo la lluvia, llegamos a la casa chorreando agua, entramos y subimos a cambiarnos.

Te quedas mirándome fijamente mientras me saco la ropa mojada.

-Se te ha hecho costumbre esto de mojarte y desnudarte en mi baño.
-Siempre funciona.- Te digo mientras me acerco a besarte. Siento tu piel helada contra la mía, tus brazos me rodean y me acercan a ti, tus labios bajan por mi cuello… Y suena el teléfono.- No contestes.
-Aló? Si claro, espere un momento.- Pones cara de enojado.- Es para ti.
-¿Quién? ¿Por qué te enojas?- Me pasas el teléfono.- Aló?
-Hola, hablas con Marcela.- Entendí el porque de tu cara.-
-Hola, cuéntame.
-Me llamaron recién para decirme que tenemos que hacer una salida extra la próxima semana.
-Llegamos ayer de terreno.
-Sí sé, pero parece que hubo un problema con las muestras.
-¿Cuáles?
-Las de la ecosonda…
-Lo lamento mucho, pero eso no es problema mío, mi trabajo está bien hecho, no voy a volver a salir porque otro hizo mal lo suyo.- Tu cara de asombro es impagable.
-Pero, tenemos que ir todos.
-¿Tenemos? Me parece que no. Con todo respeto, tienes. No voy a sacrificar otra semana con mi marido y mi hijo, por ir al mar, mucho menos si es por el error de otro. Lo siento mucho Marcela, pero esta vez no cuentes conmigo ¿Algo más?
-Yo… No… Saludos a tu familia, nos vemos.
-Gracias, que estés bien.- Corté.- Eso se sintió bien.
-Te amo, loquita ¿Que vas a hacer cuando llame tu jefe?
-Le voy a decir que el lunes a primera hora tendrá en su escritorio un certificado médico que me excusa de este terreno y los siguientes, hasta un año y un poco más.
-¿Qué quieres decir?
-Que no voy a terreno.
-No, con eso de un año más.
-¿En qué estábamos?
-No pongas esa cara, dime.
-¿Cara de qué?
-De "soy irresistible".
-No pongo esa cara.
-No me cambies el tema.
-¡Mira la hora! Va a llegar Tomás…
-Ya me lo vas a decir…- Te quedas mirando como me visto y decides hacer lo mismo.- ¿Subiste de peso?
-¿Qué?
-Esa polera te quedaba más suelta, no digo que estés gorda, es que te ves más…
-¿Más qué?- La sonrisa en los labios no me la quita nadie.
-A ver, mírame a los ojos y acércate.- Te miro profundamente, mientras camino lento. Me detengo a un paso de ti, me miras fijo a los ojos, me rodeas y te paras detrás de mi, te acercas, me abrazas, deslizas tus manos por mi vientre, subes hasta mis pechos, los acaricias, me muerdes el cuello y me susurras al oído.- ¿Hay algo que quieras contarme?- Me río, me doy vuelta y te abrazo.
-No estoy segura, por eso no te había dicho nada aún, mañana tengo médico y quería sorprenderte…
-¡Habla ya, mujer!
-Estoy embarazada.
-Te amo, bonita.
-Yo a ti.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Amar

 Un hombre fue a visitar a un sabio y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse. El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente dijo una palabra.
- Ámala.- Luego se calló.
-Pero es que ya no siento nada por ella.
-Ámala.- Reiteró el sabio. Y ante el desconcierto del visitante, después de un oportuno silencio, el viejo sabio agregó.- "Amar es una decisión, no un sentimiento. Amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el fruto de esa acción, es el amor.

 El amor es un ejercicio de jardinería, arranca lo que hace daño, prepara el terreno, siembra, se paciente, riega, procura y cuida. Está preparado, porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandones tu jardín. Ama a tu pareja, es decir, acéptala, valórala, respétala, dale afecto y ternura, admírala y compréndela. 

 Eso es todo, Ámala."



(Una caricia al alma Nº73)

martes, 26 de febrero de 2013

La Tristeza y la Furia

 En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta... Donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas, había una vez un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente.

 Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas entraron al estanque. La furia, apurada como siempre, urgida -sin saber por qué- se baño rápidamente y más rápidamente aún, salió del agua. Pero la furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la realidad, así que desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró, y sucedió, que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza. Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

 Muy calma y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque. En la orilla, encontró que su ropa ya no estaba. Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la de la furia. Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos, es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad, está escondida la tristeza.



Jorge Bucay

miércoles, 20 de febrero de 2013

Carta de despedida

¿Qué quieres que te diga? ¿Que no te amo? ¿Que seré feliz lejos de ti? ¿Que ahora todo será más fácil? Pues no, no es así, tú me enseñaste que amar es una decisión y así es, sigo eligiéndote, hoy, mañana y siempre ¿Ser feliz lejos de ti? No lo creo ¿Cómo, si te amo? ¿Fácil? Para nada, pero, cielo mío, es lo correcto y no recuerdo cuando fácil y correcto han estado juntos, esa pareja no junta.

Me duele y mucho, pero es lo mejor, no puedo darte lo que mereces, no ahora y si de aquí a cuando sí pueda dártelo, lo quieres, será todo tuyo.

Te amo, por favor, no te olvides de eso, de todas formas aquí está para que lo recuerdes.

Espero, sinceramente, que sea un hasta pronto y no un adiós.

Siempre tuya

Your beloved moon

miércoles, 13 de febrero de 2013

Cerca del mar fluye el sentimiento

No me puedo concentrar, esa es la verdad, pero el sentimiento fluye suave por mi cuerpo, recorre cada célula de mi ser y se libera en cada tecla para decirte lo que siento...

A veces tengo miedo de estar aferrándome mucho a ti, otras de perderte, otras más de alejarte de mi... Últimamente me proyecto mucho contigo y también me produce un poco de temor, una pequeña sensación en el estómago provocada por el "¿Que pasaría si...?"

En estos momentos, la brisa del mar, la noche y la música confabulan a tu favor y me hacen ver todo positivo, no utópico, para nada, pero si positivo, habrán peleas, diferencias, distancias, no lo niego y realmente sería muy ingenuo de mi parte creer que no será así, pero nos veo juntos, siempre.

Yo estoy aquí, junto al mar, y tu estás estás allá, en ese diminuto rincón al fin del mundo, donde nos conocimos, esa tierra que nos vio crecer, mas ambos sabemos, que para mi es importante estar cerca del mar. Es esa atracción magnética ancestral que me llama, tanto como me llamas tú, tus ojos llenos de paz, tu mirada llena de amor, tu voz llena de ternura, tus manos llenas de delicadeza, tu expresión risueña, tu risa franca...

Sinceramente podría estar toda la noche escribiendo intentando expresar lo que me provocas y lo que siento por ti, pero creo que un buen resumen es decir que te elijo, te escojo, te quiero a mi lado siempre, aun no sé si será prudente gritarlo a los cuatro vientos, pero se lo susurro a Dios todas las noches...

Te Amo.

martes, 1 de enero de 2013

Primero de enero

Cosa curiosa como cambia la vida. Algunas cosas se mantienen constantes, otras cambian constantemente... Este, fue un año llenísimo de altos y bajos, pero a pesar de todo, sigo aquí, como siempre, no muy regular, pero con uds. Queriéndolos a la distancia.

Pensé en hacer un balance para mi cumpleaños, pero para que les voy a mentir, tiempo no es algo que me sobre y bueno, tampoco es la idea subir una entrada mediocre 

¿Les cuento?

Él 2012 fue un año de aprendizajes, pero, como la vida misma es aprender, más que nada, fue un año de comienzos. Volví a la universidad, volví a la casa de mi madre, volví a tener fe en una vida más bella, volví a creer en Dios ¿Vaya cosa, no?

Bueno, como siempre, comparto con uds. son parte importante de mi vida y debo, si, debo, incluirlos en mi balance...

¿Mi hijo? Maravilloso, un niño hermoso de dos años, si, dos años y si, el tiempo ¡VUELA!
¿Los estudios? Pues, bastante bien.
¿La familia? Disfuncional como siempre, pero ya saben, disfuncional para bien.
¿El Amor? Mmmm, no me quejo.
¿La salud? Vamos, que no me haría nada mal uno o dos kilos más, pero... Va, estoy sana.
¿El blog? Olvidé completamente el blog-aniversario nº 5 y creo que subí casi ninguna entrada este año, mas, en mi defensa digo "Tiempo, cosa misteriosa, nadie lo conoce con exactitud y todos lo usamos a nuestro favor o en contra"
¿Algo que se me quede en el tintero? Sinceramente, estoy agradecida de toda la gente maravillosa que conocí el año pasado, de todas las lecciones que aprendí, pero sobre todo, de las cosas bellas que encontré, y ¿Sabes? Sí estás leyendo esto, probablemente seas una de ellas...

¡¡Feliz Año Nuevo!!